El papel de un investigador forense digital

El crimen cibernético está en aumento. Según las reuniones informativas del FBI, el número de casos de análisis forense digital ha aumentado constantemente. Al principio, la literatura de la industria usaba el término de informática forense para designar la rama particular de la ciencia forense que se ocupa de la investigación y recuperación de diversos materiales encontrados en las computadoras. El campo se expandió a análisis forense digital para cubrir el análisis y la consulta de todos los dispositivos que son capaces de almacenar datos digitales. Estas investigaciones a menudo se realizan en relación con un delito, por lo que es muy importante que el investigador forense informático tenga la capacitación necesaria, pero también una experiencia convincente en el campo. El trabajo de un investigador de este tipo es diferente del de un administrador de sistema o de red.

La aplicación más común de las investigaciones forenses digitales es desacreditar o apoyar hipótesis ante un tribunal de justicia, ya sea criminal o civil. En el caso del descubrimiento electrónico, un investigador también puede resultar útil en el sector privado, en la línea de seguridad corporativa e investigaciones internas. En cualquier caso, el trabajo de un investigador forense informático sigue un proceso típico que comienza con la incautación de los medios y continúa con su adquisición, también llamada imagen forense. Es muy importante que el investigador tenga la mayor cantidad de información posible antes de seguir estos pasos. Un primer paso a menudo es entrevistar a cualquier persona que pueda proporcionar información relacionada con el caso.

Los procedimientos técnicos comienzan con la adquisición de la evidencia volátil, es decir, los datos que pueden cambiar o desaparecer rápidamente si se manejan incorrectamente. Después de este paso, lo que puede ser difícil de realizar, dependiendo del nivel de acceso que el investigador tenga a la computadora o dispositivo digital. Luego viene la adquisición de almacenamiento físico, incluidas tarjetas de memoria, discos duros, discos extraíbles o unidades USB, que se tomarán como imágenes forenses, a fin de garantizar la continuidad del sistema operativo, al mismo tiempo que se utilizan los dispositivos como evidencia.

El mundo de la ciencia forense digital es fascinante, pero también es desafiante y exigente. Un buen investigador forense informático no solo debe estar altamente capacitado y tener experiencia en el campo, sino también ser capaz de salir del mundo técnico y entrar en la sala de audiencias. Las pruebas son probablemente la parte más desafiante del trabajo de un investigador. En la corte, uno necesita poder traducir el lenguaje forense técnico a conceptos situacionales que las personas puedan entender. No importa cuán perfecta sea una investigación, una mala presentación ante el tribunal puede matarla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here